Saturday, September 14, 2013

El vendedor de tomates

Hace un par de años estuve de viaje en Cuba. Una de las cosas que más me sorprendieron es la cantidad de cosas que son ilegales. Si eres cubano, no puedes comprar gambas. No puedes matar vacas. Si tienes un negocio, solo puedes vender aquello que hayas creado tú mismo. No puedes salir a pescar con bote. Los impuestos que se pagan por tener una habitación en alquiler son de cerca del 90% de lo que se gana en temporada alta, con lo que es inviable tener habitaciones en alquiler en temporada bajas.

Un día en Cienfuegos un hombre de unos 40 años da unos golpecitos discretamente en la ventanilla de nuestro coche. Miraba nervioso a derecha e izquierda, y ocultaba algo bajo la chaqueta. Cuando le preguntamos qué quería saca de la chaqueta una lata de tomate, y nos dice que la vendía. Nuestro guía llegó rápidamente a un acuerdo con él y le compró la lata.

Las prohibiciones son tales, que el pueblo se veía obligado a violar la ley si quería sobrevivir: las casas tenían una habitación declarada en alquiler y otra más sin declarar, a las vacas les daba por cruzar las vías del tren cuando iba a pasar un mercancías, para que un guía te llevase en coche te daban un documento dónde asegurabas ser un biólogo español que venía a colaborar con la Universidad de la Havana y que ellos te llevaban gratuitamente en coche para poder desempeñar tu labor (?!).

La situación para un estado represor es ideal. Pueden detener a quién quieran, ya que todo el mundo está haciendo algo ilegal.

Hoy los que nos dedicamos al mundo de internet en España estamos en esa situación. Desde el 1 de abril 2012 es obligatorio obtener el consentimiento informado del usuario antes de instalarle una cookie (la definición legal de cookie de la normativa europea es amplia, va más allá de la definición tradicional de una cookie y cubre cualquier cosa almacenada en el disco duro del usuario).

Repito, el consentimiento va ANTES que la cookie. No basta con poner un texto diciendo "Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de las cookies" si al mismo tiempo que pones ese texto sirves automáticamente una cookie. De pasada, me gustaría saber que piensa el legislador que entiende una persona de la calle cuando ve ese mensaje.

La lista de páginas web que incumplen la normativa es amplia, empezando por Google (sirve las cookies PREF y NID antes de obtener el consentimiento), Microsoft (sirve las cookies A, ACOOKIE, MC0, MC1, MS0, MUID, WT_FPC, ...), La Moncloa, la página del Ministerio del Interior, y un larguísimo etc.

¿Has decidido abrir una página para tu negocio en Facebook, Blogger, Wordpress, Google+? Estás incumpliendo la normativa y te pueden multar con hasta 30.000€ si la infracción es leve, hasta 150.000€ si la infracción es grave. Este punto lo dejó clarísimo D. Jesús Rubí Navarrete, Adjunto al Director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) (podéis ver el interesante artículo de Pablo Fernández Burgueño al respecto). Por cierto, mientras el Sr. Rubí nos dejaba bien clarito que si poníamos una página en Facebook nos exponíamos a las consecuencias de la ley, la misma AEPD tenía una página en Facebook. Ahora la han quitado, no sé si tuvieron que auto denunciarse o si arreglaron este problemilla por las buenas...

Hoy estamos todos en la situación de aquel vendedor de tomates: nos han colocado en una situación ilegal, cuando lo único que intentamos es ganarnos la vida creando algo útil.